OUTLET MOTERO HASTA EL 75% DE DESCUENTO

MES DE CELEBRACIONES

Imagen de MES DE CELEBRACIONES
Noviembre precede a las Navidades y es por eso, porque acaba el año, que hay mucho que celebrar antes del jolgorio navideño.

Con el fin de la temporada 2019 en MotoGP llegan los campeones, y a punto hemos estado de hacer gala en nuestro país de copar las tres categorías. La mala suerte y algún que otro detalle técnico ha desviado el rumbo del extraordinario año de Aaron Canet.

El piloto valenciano ha tenido un equipo que le ha apoyado en todo lo posible, con el veterano Max Biaggi como cabeza visible. Sin embargo, las pequeñas KTM no han rendido a la altura de las todopoderosas Honda, y aunque el bueno de Canet ha puesto todo de su parte, no siempre el pundonor y un pilotaje ligeramente por encima de sus rivales resulta suficiente cuando falta aceleración y velocidad máxima; si además estamos hablando de la categoría más pequeña del Mundial, ya está todo dicho.

Hemos tenido más fortuna en la categoría intermedia y la máxima. Los hermanos Márquez continúan dando éxitos al motociclismo español, aunque no se le puede negar las dificultades por las que ha pasado Álex para conseguir el cetro de Moto2. La lucha ha sido bastante más cerrada que la mostrada en MotGP, en cuyas carreras Marc sí ha demostrado militar en el mejor equipo, a los mandos de la mejor moto… o al menos, el multicampeón del mundo ha demostrado situarse un paso por delante pilotando la Honda, la misma moto con la que otro campeón de bandera como Jorge Lorenzo, ha peleado por entrar en los puntos.

Es la cara y la cruz de un deporte caprichoso con las lesiones, con el poder de la mente o el desafío a las leyes de la gravedad. En pocas palabras, podría decirse que mucho se habla sobre el rendimiento de los pilotos de élite, pero solo ellos conocen toda la verdad sobre una realidad, en apariencia, a la vista de todos.

Pero si hemos celebrado los éxitos en la élite de la velocidad mundial, no podemos pasar por alto uno de esos eventos que, año tras año, nos conmueve más si cabe y nos deja con la boca abierta a los amantes de las motos. Los salones otoñales vuelven a despertarnos la pasión por cambiar de moto, por buscar la que más se acerca a nuestros gustos y necesidades, o quién sabe si ponen a tiro de piedra la culminación de un anhelo personal, un sueño que debería hacerse realidad más temprano que tarde.

El salón EICMA de Milán 2019 ha abierto el mes de noviembre con sorpresas tan potentes como la Honda CBR1000RR-R, lo que demuestra que la firma del ala dorada quiere dar un golpe sobre la mesa para recuperar el liderato del mundial de Superbike.

Ya ha olvidado la última vez que consiguió la corona, más de diez años atrás, por lo que la apuesta parece ser definitiva en esta ocasión, con una moto “estándar” y una unidad más y mejor equipada bajo la siglas SP como máximo exponente de la tecnología que Honda es capaz de desplegar en una moto de serie, directamente extraída de MotoGP. ¡Ahí queda eso! ¿Qué hará Álvaro Bautista con ella? Con que inicie la temporada 2020 como lo hiciera con la también nueva Ducati Panigale V4 este año, sería como para darse con un canto en los dientes.

Y si el techo lo encontramos en una CBR “galáctica” para afrontar el mundial de SBK, no todo en la vida es una relación peso potencia de verdadero escándalo, sino que las principales marcas se han dado cuenta de que también queremos motos más humanas, utilizables y asequibles dentro de un orden. De muy interesante podría calificarse la apuesta de Aprilia con el desarrollo de su RS 660, una supersport bicilíndrica con tecnología RSV4 “por la mitad” y una deportividad para calle o circuito al alcance de muchos más bolsillos que su hermana 1100cc.

Pero claro, la deportividad continúa muy presente incluso en las motos que no lo son de forma directa… Se llama pasión y corre por nuestras venas motociclistas. ¿O cómo explicarías la aparición de una BMW F 900 XR, a imagen y semejanza de la “caza misiles” S 1000 XR, pero con el motor twin paralelo “sobrevitaminado” con mayor cilindrada respecto al conocido F 800 R?

Pasión, emoción y mucha adrenalina para quemar promete también la nueva generación de maxi naked. Puro músculo a la vista y en sus motores, que derivan de motos tan demoledoras como la Kawasaki H2, cuyo propulsor asistido por compresor ha sido empleado para dar vida a una nueva integrante de la serie Z. ¿Imaginas cómo irá semejante aparato? ¿Y la Ducati Streetfighter V4 a modo de Panigale desnuda?

Suma y sigue. Hay muchas más sorpresas deparadas en los siempre excitantes salones invernales, y este mes de noviembre, Tokio y Milán no han defraudado. Celebrémoslo antes del turrón, que ya está a la vuelta de la esquina.